Es más fácil causar heridas que curarlas.