Dios mio, gracias por regalarme un nuevo amanecer