Cada persona brilla con luz propia