Cada amanecer es una oportunidad para agradecer a Dios