No hay mujer más inteligente, que la que sabe hacerse respetar,