La vida no viene con un manual de instrucciones