Dios nunca te cierra una puerta, Buenos días