Todos son santos cuando hablan de los pecados de los demás.