Que tu espíritu Santo me anime a seguir en pie de lucha