La manipulación prospera en los que dicen "SI" compulsivamente a todo