Lo mejor que puedes dar a tu enemigo es el perdón