La tontería siempre se coloca en primera fila