viernes, junio 14, 2024

El sentido de mi vida

El sentido de mi vida

Cuenta la historia que hace mucho tiempo atrás vivía un hombre muy bueno y generoso que le encantaba compartir con los demás.

Cada vez que el buen hombre comía o desayunaba siempre dejaba la mitad de sus alimentos para compartirlos con algún pordiosero o necesitado que viviera en las calles.

Cuando el hombre no estaba compartiendo sus alimentos, pasaba al hospital a visitar a los enfermos o a los ancianos de los diferentes asilos.

Este hombre lo compartía todo, más que sus alimentos le encantaba compartir su tiempo para consolar a las personas necesitadas de consuelo.

Un día llego un señor muy enfermo a uno de los hospitales que este buen hombre visitaba. El buen samaritano se enteró que al señor le quedaba poco tiempo de vida y le dedico todo el tiempo posible.

El mismo samaritano llegaba al hospital a bañarlo a cambiarlo y a servirle en todo al pobre enfermo.

Cuando el señor murió le dejó una carta al buen samaritano que decía:

«Esta fue mi ultima semana de vida pero con todo y eso fue la mejor de todas las semanas. Gracias por tanto amor.»

Vídeo reflexiones de la vida

Facebook Comments Box
Artículo anterior
Artículo siguiente
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

REFLEXIONES CRISTIANAS

El sentido de mi vida