Dios sabe lo que mejor te conviene - Reflexiones cristianas

Dios sabe lo que mejor te conviene. 


Mary era una linda niña de 3 años de edad. Vivía en algún lugar de los Estados Unidos, frente al mar. Su familia era cristiana. 
Ellos iban todos los domingos a la iglesia. ¡Mary era muy feliz! Amaba a su familia y admiraba los ojos azules de su padre, su madre y sus hermanos...
Todos en la casa de Mary tenían ojos azules... ¡Todos... excepto Mary! 
El sueño de Mary era tener los ojos azules como el mar... ¡Ah! ¡Cómo deseaba eso Mary! 
Mary era una linda niña de 3 años de edad. Vivía en algún lugar de los Estados Unidos, frente al mar. Su familia era cristiana.  Ellos iban todos los domingos a la iglesia. ¡Mary era muy feliz! Amaba a su familia y admiraba los ojos azules de su padre, su madre y sus hermanos...






Un día, en la escuela dominical, oyó a la “señorita" decir: 

"DIOS RESPONDE A TODAS LAS ORACIONES“. 


Mary pasó todo el día pensando en eso... A la noche, a la hora de dormir, se arrodilló al lado de su cama y oró: 

"Papá del Cielo, muchas gracias porque creaste el mar que es tan hermoso! 
Muchas gracias por mi familia. Muchas gracias por mi vida. 

Me gusta mucho todas las cosas que hiciste y haces. Pero... me gustaría pedir...por favor... que cuando me despierte mañana, tenga los ojos azules como los de mamá. En el nombre de Jesús, amén. “ 


Ella tuvo fe. La fe pura y verdadera de un niño. Y, al despertar, al día siguiente, corrió al espejo. 

Miró...y ¿cuál era el color de sus ojos?... ¡CONTINUABAN CASTAÑOS! 

¿Por qué Dios no escuchó a Mary? ¿Por qué no atendió a su pedido? 

Eso habría fortalecido su fe. 

Bueno...aquel día, Mary aprendió que un NO también era respuesta! La niñita agradeció a Dios del mismo modo... pero...no entendía...sólo confiaba. 

Años después, Mary se fue como misionera a la India. Ella "compraba niños para Dios" (los niños eran vendidos por sus familias - que pasaban hambre - para ser sacrificados en el templo, y Mary los "compraba" para libertarlos de ese sacrificio). 

Pero, para poder entrar en los "templos" de India, sin ser reconocida como extranjera, necesitó disfrazarse como una mujer de la India: 


Pasó café en polvo por su piel, cubrió los cabellos, se vistió como las mujeres del lugar y entraba libremente en los locales de venta de niños. Mary podía caminar tranquila en todo "mercado infantil", pues aparentaba ser una mujer hindú. 

Un día, una amiga misionera la miró disfrazada y dijo: “Guau, Mary! Menos mal que tienes los ojos castaños y no claros como los de tu familia. ! A qué Dios más inteligente servimos... Él te dio ojos oscuros, pues sabía que eso sería esencial para la misión que te confiaría después!!!” 


Esa amiga no sabía cuánto Mary había llorado en la infancia por no tener ojos azules... Pero Mary pudo finalmente entender el porqué de aquel NO de Dios hacía tantos años! 

Bueno... ¿Cuál es la moraleja de esta historia? ¡¡¡QUE DIOS SABE LO QUE MEJOR TE CONVIENE!!! 

Él conoce cada lágrima que ya rodó desde tus ojos... Él sabe que, tal vez, quisieses "ojos de otro color"... 

Él oye, sí, TODAS las oraciones... ¡Pero Él las responde de manera sabia! 

No necesitas llorar si tus ojos siguen siendo castaños... o si aún no has sido complacida como te gustaría. ¡¡¡DIOS SABE LO QUE MEJOR TE CONVIENE!!! 

Ten siempre esta seguridad en tu corazón. 
Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario