El sentido de mi vida (Vídeo reflexión)

El sentido de mi vida 


Cuenta la historia que hace mucho tiempo atrás vivía un hombre muy bueno y generoso que le encantaba compartir con los demás.

Cada vez que el buen hombre comía o desayunaba siempre dejaba la mitad de sus alimentos para compartirlos con algún pordiosero o necesitado que viviera en las calles.
Cuenta la historia que hace mucho tiempo atrás vivía un hombre muy bueno y generoso que le encantaba compartir con los demás.  Cada vez que el buen hombre comía o desayunaba siempre dejaba la mitad de sus alimentos para compartirlos con algún pordiosero o necesitado que viviera en las calles.


Cuando el hombre no estaba compartiendo sus alimentos, pasaba al hospital a visitar a los enfermos o a los ancianos de los diferentes asilos.

Este hombre lo compartía todo, más que sus alimentos le encantaba compartir su tiempo para consolar a las personas necesitadas de consuelo.

Un día llego un señor muy enfermo a uno de los hospitales que este buen hombre visitaba.

El buen samaritano se enteró que al señor le quedaba poco tiempo de vida y le dedico todo el tiempo posible.

El mismo samaritano llegaba al hospital a bañarlo a cambiarlo y a servirle en todo al pobre enfermo.

Cuando el señor murió le dejó una carta al buen samaritano que decía: "Esta fue mi ultima semana de vida pero con todo y eso fue la mejor de todas las semanas.

Gracias por tanto amor."


Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario