Buenos días. Dios mio, te encomiendo mi vida.

Buenos días. Dios mio, te encomiendo mi vida.

Buenos días. Papito Dios, en éste y todos los días de mi vida me encomiendo a Ti, de todo corazón y confío que si Tú, estas a mi lado nada me hará falta.
Buenos días.
Papito Dios, en éste y todos los días de mi vida me encomiendo a Ti, de todo corazón y confío que si Tú, estas a mi lado nada me hará falta.

Imágenes relacionadas:


Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada