Necesito un amante

Necesito un amante

Necesito un amante, no me refiero a la clase de amantes que engañan a su pareja y se esconden del mundo a la hora de amarse; yo hablo de aquel amante que te saca de la rutina y te hace olvidar el mundo donde vives por un momento, llevándote a otro donde sólo tú y él entienden el silencio que emana de sus corazones.

Necesito un amante, no me refiero a la clase de amantes que engañan a su pareja y se esconden del mundo a la hora de amarse; yo hablo de aquel amante que te saca de la rutina y te hace olvidar el mundo donde vives por un momento, llevándote a otro donde sólo tú y él entienden el silencio que emana de sus corazones.

Ese amante que no niega su amor ante el mundo, un amor que no se puede ocultar y que se manifiesta con palabras y actos desbordados de amor.

Necesito esa clase amante que se vuelve en tu cómplice, el cómplice perfecto que entienda mis locuras, pero que al mismo tiempo sacuda mis pensamientos haciendo mis pasos más firmes; necesito esa clase de amante que interrumpe mi comodidad, desacomodando mi ajetreada agenda, aquel cómplice que arruina mis planes para hacer otros espontáneamente perfectos y únicos a su lado.

Necesito esa clase de amante que se convierta en todo aquello que no esperaba, pero que es justo lo que necesito, no más ni menos, sólo lo suficiente para disfrutar aún más de la vida a su lado. Ese amante que sabe cómo hacerme sonreír aunque por dentro sienta morir.


Necesito un cómplice que conozca lo malo de mí y aún así no le de miedo quedarse.

Necesito un amante que me enseñe a ver lo que no veo de mí y me desafíe a ser mejor, que no tenga miedo de enfrentarme a mis temores y vencerlos juntos.

Ese amante que sabe que no soy perfecta, pero que ama lo que soy, ese cómplice que necesite a alguien como yo, con miedos, dudas, éxitos y fracasos, con ilusiones y desilusiones; pero sobre todo con el deseo de ser feliz a su lado llena de amor sólo por él.

Es necesario esa clase de amante que se vuelve cómplice en mis locuras, mis aventuras, mis secretos, mis temores, mis sueños, en todo lo que soy hago y deshago en mi vida.

El amante que terminará siendo el amor de mi vida, el hombre de mis sueños, el padre de nuestros hijos, el compañero de mi vida, con el que duerma cada noche, sin temor a nada, en mi vida necesito un amante como TÚ; con tu nombre y todo lo que eres por dentro.

Eres tú el amante que quiero en mi vida.
Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada