Es posible que nada te cause tantos sufrimientos como tu miedo a sufrir. (Vídeo)

Es posible que nada te cause tantos sufrimientos como tu miedo a sufrir.

Es posible que nada te cause tantos sufrimientos como tu miedo a sufrir. Por temor a sufrir tu soledad, sufres el tormento de una mala compañía.
Es posible que nada te cause tantos sufrimientos como tu miedo a sufrir. Por temor a sufrir tu soledad, sufres el tormento de una mala compañía.  Por temor a sufrir el corte de una relación, sufres por años el infierno de una mala pareja.



Es posible que nada te cause tantos sufrimientos como tu miedo a sufrir.

  • Por temor a sufrir tu soledad, sufres el tormento de una mala compañía. 
  • Por temor a sufrir el corte de una relación, sufres por años el infierno de una mala pareja. 
  • Por temor a sufrir el peso de las responsabilidades del adulto, sufres de por vida el pesar de obrar como un niño inválido. 
  • Por temor a sufrir a causa de tus errores, sufres las consecuencias del terrible error de no comprometerse ni jugarse nunca. 
  • Por temor a sufrir el rechazo de los otros, sufres en tu soledad y tu aislamiento sin salir nunca hacia su encuentro. 
  • Por temor a sufrir el que alguien no te quiera, sufres por comportarte tan huidizo o posesivamente, que logras que todos huyan y te dejen solo. 
  • Por temor a sufrir una relación sexual no bien lograda, sufres por años la castración de una impotencia impuesta. Por temor a sufrir en el infierno, sufres un infierno anticipado impidiéndote vivir en plenitud y libertad. 
  • Por temor a sufrir el fracasar en tu empresa, sufres el terrible fracaso de no emprender ninguna. 
  • Por temor a sufrir el verte sin dinero, sufres por no disfrutar del dinero que hoy tienes. 
  • Por temor de sufrir porque tu hijo de un mal paso, sufres la pena de verlo sobre-protegido e inmaduro, incapaz de dar un paso. 
  • Por temor a sufrir la pérdida del hijo cuando crece, sufres por verlo a tu lado fracasado. 
  • Por temor a sufrir la despedida de tus muertos, sufres el dolor interminable de las muertes no aceptadas. 
El temor sano al sufrimiento es una señal de alarma que suena a tiempo para que evites el dolor innecesario, el temor enfermo al sufrimiento es una alarma que suena siempre, te impide vivir y te causa sufrimientos evitables.
  • Que tu mirada sea mirada clara, sea mirada que transparenta el alma.. 
  • Que tu sonrisa sea sonrisa ancha fuerza que surja de adentro ganas que se contagian, buen humor que de sentido al quehacer de tu jornada... 
  • Que tus palabras sean valientes palabras que no oculten la verdad y no teman proclamarla, que sean la voz de aquellos que ya no pueden alzarla.. 
  • Que tus manos sean manos entrelazadas, manos con otras tendidas, abiertas no solitarias... Manos unidas y fuertes que hoy construyan el mañana. 
  • Que tu caminar sea compartida caminada que busque abrir junto a otros huellas de nueva esperanza, que tu camino acompañe el caminar del pueblo en marcha. 
  • Que tu vida entera sea, para que valga la pena ser vivida... y no mal gastada.
Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada