Buenos días, danos Señor, tu Dulce Bendición

Buenos días, danos Señor, tu Dulce BendiciónSeñor, ilumina en éste día con tu Espíritu Santo, para no equivocarme en los pasos que daré mientras llega la noche.

Señor, ilumina en éste día con tu Espíritu Santo, para no equivocarme en los pasos que daré mientras llega la noche.
Danos Señor, tu Dulce Bendición
Buenos días

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada