Hija mía; Sé Tú... Sólo Tú


Hija mía; Sé Tú... Sólo  Tú

Hija no quiero que te parezcas en lo más mínimo a mí, ni siquiera en una pestaña.

No eres la continuación ni de mi apellido, ni de mi forma de ser.

No eres mi apéndice, pues eres única e indispensable.
Hija mía; Sé Tú... Sólo  Tú  Hija no quiero que te parezcas en lo más mínimo a mí, ni siquiera en una pestaña.  No eres la continuación ni de mi apellido, ni de mi forma de ser.
No serás lo que nunca pude ser, ni te lanzaré por senderos que hubiera querido recorrer.

Eres sencilla y llanamente diferente, desafiante al exponer tus puntos de vista y realmente quisiera que seas tu propia escultora, que tu cincel haga pedazos las asperezas y redondee las puntas que te afligen.

Eso sólo lo puedes hacer tú, no fabriques tus cimientos y columnas sobre nadie, sé fuerte, sé digna, no regatees ni en las tiendas y mucho menos en el amor.

Por sobre todas las cosas del mundo, sólo te pido algo:

Sé todo lo que quieras ser, mientras te haga feliz: Vende helados, ilusiones, compra nubes, pendientes, zarandea a la vida y no sigas a los demás, no creas en lo que te digan, sólo hazlo si a ti te apetece.

Sé timón, nunca ancla, sé mar, nunca arroyuelo, sé tú, sólo tú.


Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada