Padre Celestial, perdona mis pecados

Sabio Dios, creador de mi cuerpo; Me presento hoy delante tuyo necesitando tu toque de sanidad. Pero también comprendo que antes necesito sanar mi corazón y mi relación contigo.

Por favor Padre Celestial, perdona mis pecados porque no he andado fielmente delante de ti y con corazón íntegro, y no he hecho las cosas que te agradan.
Acepto mi culpa; y ahora también acepto tu perdón, tu misericordia y tu gracia porque eres un Dios de amor.
Oraciones, Reflexiones Cristianas, Oración a Dios nuestro señor, Pero mis errores pasados y el ataque del enemigo hoy golpean mi cuerpo; el dolor y los pronósticos médicos me infunden temor y desesperanza. 
La enfermedad envenena mi cuerpo como aquellas serpientes que picaron a los Israelitas en el desierto. Pero hoy te clamo como lo hizo Moisés. Provee para mí una sanación milagrosa. 
Déjame ver tu salvación para que yo pueda vivir y contar de tu gran poder. Todopoderoso Dios, así como te rogó el rey Jeroboam, te ruego hoy ante tu presencia que restaures mi salud completamente. Jehová, tú eres el misericordioso Dios quien escuchó el amargo llanto y clamor del rey Ezequías. 

Cambiaste el decreto de muerte que estaba sobre él y le diste vida; también yo te clamo hoy, sáname Señor! 
Por favor, vuelve hoy a mi porque soy tu siervo; me comprometo de ahora en más a hacer el bien para agradarte a ti. Oye mi oración. 
Mira mis lágrimas y sáname. Permíteme ir al templo donde se adora tu gran nombre y dar testimonio de que tú eres el verdadero Dios. 
Añade años a mi vida y líbrame de las crueles manos de la enfermedad que me oprime. Ampárame bajo tus alas de protección por amor a tí mismo, porque tú eres mi Padre y yo soy tu hijo. 
Buen Dios, usa a quien quieras para darme tu sanación. Así como Ananías oró por el apóstol Pablo y se sanó. 
Yo dispongo mi corazón para que tus siervos me impongan manos y oren por mí. Señor, toca mi vida con tu poder sanador. 
Que caiga todo impedimento para que yo reciba y recobre mi salud y mis fuerzas. 
Lléname Espíritu Santo y con tu poder al instante me levantaré! 
En el nombre de Jesús, Amén!!!
Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada