Siempre, siempre te recordaré como mi más bella ilusión.


Me siento a escribir lo primero que se me venga en mente y en lo primero en que pienso es en tu recuerdo.
Tu linda cara, tus ojos alegres y tu sonrisa llenaron mi vida de felicidad. 
Reflexiones de amor, Fuiste como un bello amanecer, una tierna ilusión, un fugaz sueño de amor. 
Que poco tiempo tuve para mirar tus ojos, pero lo suficiente para alojarlos en mi mente y en mi corazón. 
Y es que conocerte a ti y no quererte es como mirar el sol y vivir en la oscuridad. 
Sabes... es difícil comprender que no era el momento o que no eras para mi, pero me consuelan los maravillosos instantes que el tiempo me permitió a tu lado y le doy gracias a Dios por conocerte y a la vida por darme la oportunidad de amar. 
Perdona si he querido llenar de ti el vacío de mi corazón. 
Pero desde que te conocí tu has vuelto a encender la llama que habías estado apagada por mucho tiempo. 
Hoy quisiera fundir mi alma con la tuya, convertirnos en uno solo y aunque no estés a mi lado nunca mas y a pesar de todo el dolor que siento y de que nunca me quisiste... 
Siempre, siempre te recordaré como mi más bella ilusión.


Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada