La mujer sabia edifica su hogar

La mujer sabia edifica su hogar

Reflexiones de mujer, La mujer sabia edifica su hogar, pero la necia con sus propias manos lo destruye. 


Proverbios 14:1 Introducción: Dios le ofrece a la mujer un papel importante en la edificación de un hogar sólido.

En su rol de esposa y madre, contribuye decididamente a sentar las bases del amor, la comprensión, la tolerancia, entre todos los componentes.

Por favor observe que no digo que toda la responsabilidad es suya, sino que es la mujer quien aporta para que ese proceso pueda darse.

Con ayuda de Dios, una mujer puede edificar su familia, con principios y valores. 
  • I. A LA MUJER LE CORRESPONDE UNA LABOR FUNDAMENTAL: CONSTRUIR. 
  1. Para edificar un hogar con sabiduría debe: a. Pedir orientación a Dios “El principio de la sabiduría es el temor de Dios...” b. Tener visión... No perder sus sueños c. Emprender la tarea. Dar ejemplo.
  2. Edificar en la relación matrimonial: a. Comprensiva b. Amorosa (No deja descuida al esposo, a pesar de los hijos) c. Tolerante d. Femenina 
  3. Edificar en la relación con los hijos: a. Ayuda a velar por su bienestar b. Teniendo equilibrio en el amor c. Dar una justa medida de amor y disciplina 
  • II. EN MANOS DE LA MUJER ESTA EL PODER DE DESTRUIR (v. 1 b) ¿De qué manera?

Tomando decisiones insensatas: 
  • a) En el plano matrimonial: Rechazo al esposo, hablar de divorcio, no dejar hablar.
  • b) En la relación con los hijos: Crear rivalidad 
Actuando con egoísmo... 
  • a. Pensar en su bienestar personal únicamente
  • b. Pensar en su bienestar físico (dejar de lactar un hijo, por ejemplo)
Desconociendo a Dios en el hogar 

  • III. NOS CORRESPONDE EXAMINAR QUE FUNCION EJERCEMOS 
  1. Construimos con nuestras acciones? 
  2. ¿Destruimos con nuestras acciones? 
  3. La decisión hay que tomarla hoy Conclusión: El rol específico de la esposa es ayudar a edificar la casa. No a imponer su criterio o constituirse en quien dice la última palabra, sino en esa articuladora con todos los componentes de su familia. 
Oración, prudencia, comprensión y amor, son cuatro ingredientes que deben prevalecer en la mujer, esposa y madre. Es una labor que pueden desarrollar con ayuda de Dios.
Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada