¿Cuál es el peor castigo?

A un Ángel le pregunté, ¿Cuál es el peor castigo? 
Y el Ángel me respondió:
Que entregues tu corazón, Y las puertas estén cerradas. 
Que entregues tu alma, Y no haya brillo en sus ojos. 
Que entregues tus besos, Y roces unos labios fríos. 
Que entregues tu sonrisa, Y no te reflejes en su rostro. 
Que entregues tus caricias, Y no recibas un cálido abrazo. 
Reflexiones de amor, Que entregues tu llanto, Y no tengas consuelo. 
Que entregues tus sueños, Y no exista futuro.
Que entregues tus palabras, Y obtengas un vacío. 
Que entregues tu integridad, Y ganes debilidad. 
Que entregues tu espalda, Y cargues con tu lamento. 
Que entregues tu oído, Y no existan palabras. 
Que entregues tu olfato, Y no haya fragancia. 
Que entregues tu cuerpo, Y no haya valor. 
Que entregues tus pies, Y camines un desierto de agonía.
¡Tú me preguntas! ¿Cuál es el peor castigo? Y yo te respondo; Amar... y no ser amado.

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada