Yo soy el más bendecido

Le pedí a Dios fuerza, para triunfar; 
me hizo débil, para que aprendiera la humildad de obedecer.

Le pedí salud, para poder hacer grandes cosas;
me dio la enfermedad, para que hiciera cosa mejores.

Le pedí riquezas, para ser feliz; 
me dio la pobreza, para que fuera sabio.
Reflexiones Cristianas,
Le pedí poder, para recibir las alabanzas de los hombres; 
me dio debilidad, para que sintiera la necesidad de Dios.

Le pedí todas las cosas, para disfrutar la vida; 
me dio la vida, para que pudiera disfrutar todas las cosas.

No obtuve nada de lo que le pedí, 
pero sí todo lo que deseaba.

Casi a pesar de mí mismo, 
mis plegarias sin pronunciar tuvieron respuesta.

Yo soy, entre todos los hombres, 
el más lleno de Bendiciones.

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada