Un matrimonio de éxito


Cuando estemos viejos y se nos achique el paisaje en los ojos. Y el sol del invierno se nos ponga flojo, y nos cachetee la cara el espejo. Cuando estemos viejos y tiemblen mis manos al tomar las tuyas.
Reflexiones de Familia,
Y nos falte el llanto, la risa y la bulla, de estos tres diablillos que ya estarán lejos. 
Cuando estemos viejos... cuando estemos solos... cuando no haya nada y nos duela todo. Cuando sólo exista la casa vacía y anden en silencio tu sombra y la mía. 
Nos querremos tanto que nuestro cariño llenará la ausencia de estos tres diablillos.
Cuando estemos viejos yo te lo prometo compañera mía, serán nuestros años plenos de dulzura, serán nuestras horas llenas de alegría. 
Andaremos juntos, viejitos inquietos, las cuatro estaciones de un mundo de nietos Y verás, mi vida, que miente el espejo pues seremos novios cuando estemos viejos... y seremos novios... cuando estemos viejos.
Recuerda : Un matrimonio de éxito requiere enamorarse muchas veces, siempre de la misma persona.


Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada