Regalame un poco de amor y esperanza


Si tan solo me regalaras una mirada llena de esperanza con un poquito de amor, te regalaría mi fe para que con ella alimentes tus ilusiones, si pudieras tomar un poco de tu tiempo para obsequiármelo seria mi tesoro bálsamo para estas heridas que me acompañan, déjame ser la sonrisa bajo la luz de tu luna, si entendieras todo aquello que brota de este solitario corazón por ti, como me duele saber que tú no estás conmigo, estas perdida del camino que te lleva a mí, si tan solo me dieras una oportunidad para soñar contigo le sonreiría a la misma muerte.
Reflexiones de amor,
Si tan solo me dieras un beso mi alma surcaría el cielo de los anhelos, mis pensamientos llevarían tu nombre, así poder entrar en tus sueños, cuidar de cada nueva ilusión que nazca en tu corazón, deja que el destino te guíe hacia mí, que el tiempo se detenga un simple suspiro contemplando tu imagen, contigo moriría feliz no importaría si hubiera un mañana.
Como duele tan solo poder tenerte en mis sueños, en ese mundo que invento cada noche para ti, como testigo aquella luna fiel confidente de esas ilusiones que nacen por ti, te regalaría mil plegarias para mirar a tu lado las estrellas, ver como se despeja mi cielo de aquellas nubes negras, sin tan solo me vieras con el dulce mirar del amor y la esperanza, otro seria el final de esta historia.

Regálame una sonrisa para alejar las sombras que invaden mis noches de soledad, mira mis ojos, veras el reflejo del amor, la fe y la esperanza, en su profundo mirar está guardado en un rincón como tesoro del mismo paraíso, ruego no te alejes de mí, que tu mirada no se pierda en tu silencio, que la ausencia sea tan solo un recuerdo del pasado, no te conviertas en un sueño de olvido, no dejes que una noche la soledad abrigue tu corazón la nostalgia acaricie tus ojos, un bello amanecer sea tan solo un sueño que murió en el silencio de tu labios, no lo permitas, que la ausencia reine en nuestros sueños y anhelos. 
Si tan solo me pudieras ver con un poco de amor, estarías siempre en mi corazón, en la distancia de esas noches plagadas de sombras del silencio, te pido regálame una sonrisa, un beso, una caricia que dure una eternidad.
Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada