No existe el hombre perfecto, tampoco existe la mujer perfecta.


No existe el hombre perfecto, tampoco existe la mujer perfecta.
No existe el hombre perfecto, tampoco existe la mujer perfecta.
Existen hombres y mujeres imperfectos, capaces de perfeccionarse y complementarse el uno al otro.

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada