Soy un puente llamado amistad

Es necesario atravesarlo 
Soy un puente llamado amistad

No soy Dios ni pretendo jugar a ser Dios...
Sólo Él puede llevarte con seguridad al otro lado...
Pero yo quiero ser el puente que haga más fácil la travesía...

Si crees que no es bueno pasar sólo, usa mis hombros... 
Si me balanceara, no tengas temor... 
Dios me ha colocado en tu camino para ayudarte a cruzar el río...

No dudes en utilizarme, y cuando llegues, déjame, si quieres...

Si, me entiendes bien, déjame donde estoy. Otros han pasado por

medio de mi, igual como tu pasaron...

Pero quiero que continúes tu marcha... Soy tu puente para muchas travesías de la vida, pero aún tengo otro nombre...

SOY UN PUENTE LLAMADO AMISTAD...
Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada