Siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor.

Llénalo de amor Siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor. Adolescente, joven, viejo: siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor. 
En cuanto sepas que tienes delante de ti un tiempo baldío, ve a buscar al amor. No pienses: "sufriré" No pienses: "me engañarán" No pienses: "dudaré"... Ve, simplemente, diáfanamente, regocijadamente, en busca del amor.
¿Qué índole de amor?
No importa: todo amor está lleno de excelencia y de nobleza. Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas... pero ama siempre. 
No te preocupes de la finalidad de tu amor. El lleva en sí mismo su finalidad. 
No te juzgues incompleto porque no responden a tus ternuras: el amor lleva en sí su propia plenitud. 
Siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor.

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada