El vuelo del halcón

Un rey recibió como obsequio dos pequeños halcones y los entregó al maestro de cetrería para que los entrenara.

Deja de aferrarte a tu propia rama...  Vuela alto y lucha por tus sueños
Pasados unos meses, el maestro le informó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente, pero que al otro no sabía qué le sucedía: no se había movido de la rama donde lo dejó desde el día que llegó.

El rey mandó llamar a todo tipo de personas para que vieran al halcón, pero nadie pudo hacerlo volar.

Encargó entonces la misión a miembros de la corte, pero nada sucedió.

Al día siguiente, por la ventana el monarca pudo observar que el ave aún continuaba inmóvil.

Entonces decidió comunicar a su pueblo que ofrecería una recompensa a la persona que hiciera volar al halcón.

A la mañana siguiente vio al halcón volando ágilmente por los jardines.

El rey le dijo a su corte, "Traedme al autor de ese milagro". Su corte rápidamente le presentó a un campesino.

El rey le preguntó: - ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres mago?

Intimidado el campesino le dijo al rey: - Fue fácil mi rey. Sólo corte la rama y el halcón voló. - Se dio cuenta que tenía alas y se largó a volar.

¿A qué estás agarrado que te impide volar? 
¿De qué no te puedes soltar?

Deja de aferrarte a tu propia rama... 
Vuela alto y lucha por tus sueños !.

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada