Todos necesitamos alguna vez un cómplice

Todos necesitamos alguna vez un cómplice, alguien que nos ayude a usar el corazón.

Todos necesitamos alguna vez un cómplice, alguien que nos ayude a usar el corazón. 
Que nos espere ufano en los viejos desvanes, que desnude el pasado y desarme el dolor. 
Prodigioso, sencillo, dueño de su silencio. 
Alguien que esté en el barrio donde nacimos o que por lo menos cargue nuestros remordimientos hasta que la conciencia nos cuelgue su perdón. 

Cómplice del trasmundo nos defiende del mundo, del sablazo del rayo y las llamas del sol. 
Todos necesitamos alguna vez un cómplice, alguien que nos ayude a usar el corazón..
Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada