Recordemos que el odio, la envidia, la soberbia ensucian la vida

Recordemos que el odio, la envidia, la soberbia ensucian la vida
“Recordemos que el odio, la envidia, la soberbia ensucian la vida. Custodiar quiere decir entonces vigilar sobre nuestros sentimientos, nuestro corazón, porque ahí es de donde salen las intenciones buenas y malas: las que construyen y las que destruyen. 
No debemos tener miedo de la bondad, más aún, ni siquiera de la ternura.”

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada