Obedece su Palabra; Dios hará el resto.

Obedece su Palabra; Dios hará el resto.
Cuándo Dios llamo a Moisés, éste le hizo ver su imposibilidad para llevar a cabo el plan divino, sin embargo Moisés obedeció y Dios hizó posibles todas sus carencias. 
Dios no nos llama por lo que somos o por lo que tenemos o por lo que podemos, Él nos incluyo en su plan magnífico porque nos ama y Él suplirá todas nuestras imposibilidades. Obedece su Palabra; Dios hará el resto.

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada