Exageremos con nuestras alegrías

Si exagerásemos con nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia.
Si exagerásemos con nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia.

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada