En la boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso.

En la boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso.
En la boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso.



Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada