El beso

El beso es una ascensión al cielo en cuerpo y alma.

El beso es una ascensión al cielo en cuerpo y alma. 
El beso es un telegrama de amor, un correo electrónico a la libido, un chat con el deseo. 
El beso es una comunión de dos almas y el inicio de un maremoto de dos cuerpos. 
El beso es la liturgia sagrada de la especie, un intento esperanzado de volar sin alas y visitar fugazmente el paraíso. 
El beso es la consagración de los labios y la comunión de las lenguas. 
El beso es un instante de eternidad en la

carrera del tiempo. 
El beso es una estocada de esgrima que da vida. 
El beso es un imán incluso para los corazones de hierro. 
El beso es el hallazgo de la mitad que perdimos.
El beso es la constelación que nos convierte en estrellas. 
El beso es un trino de aves. 
El beso es el capítulo perdido del Génesis.
 El beso es la dulce confirmación de estar con vida. 
El beso es una orgía de células y una fiesta de moléculas.
El beso es una reacción alquímicamente pura. 
El beso es el inicio de la elevación más divina y de la caída más humana. 
Entiendan, por caridad: 
El beso es un acto de fe y una renovación de la esperanza.
Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada