Dios siempre está contigo

Dios siempre está contigo

Cuando has llorado con angustia y dolor sin encontrar consuelo,  Dios ha contado tus lágrimas y las guarda en su copa.  Cuando crees que tu vida se ha detenido y el tiempo solo pasa, Dios espera contigo y sigue tu paso.  Cuando estás solo y tus amigos están muy ocupados, aún para una llamada telefónica, Dios y sus ángeles están a tu lado.
Cuando has llorado con angustia y dolor sin encontrar consuelo, Dios ha contado tus lágrimas y las guarda en su copa.
Cuando crees que tu vida se ha detenido y el tiempo solo pasa, Dios espera contigo y sigue tu paso. 
Cuando estás solo y tus amigos están muy ocupados, aún para una llamada telefónica, Dios y sus ángeles están a tu lado.
Cuando has tratado de encontrar un camino y no sabes cual tomar ni hacia dónde ir, Dios te mostrará la senda que habrás de seguir.
Si de repente tu mirada al mundo exterior se hace más brillante y de pronto encuentras senderos de luz, Dios te ha susurrado en el oído "Yo siempre estuve contigo".
Si de pronto tu vida da un giro cuando todo era un invierno gris y frío, y se

convierte en una primavera llena de luz y de color, Dios escuchó tu llanto, sintió tu dolor y envió a tu vida una nueva ilusión. 
Cuando de pronto las cosas van bien, y sale el Sol después de las oscuras nubes y de las tormentas del ayer, Dios te ha bendecido, no olvides que Él siempre estuvo contigo. 
No importa si te sientes bien o mal, si te sientes feliz o no. 
Dios siempre está contigo y te acompaña a cada instante de tu vida, Siempre esta contigo, en los buenos y en los malos momentos, en las alegrías y en las penas, no olvides que Él hizo un pacto contigo mediante la preciosa sangre de Su Hijo. 
Nunca dejes de hablar con Dios y contarle tus problemas, tus sueños, tus ilusiones, tus fracasos, tus éxitos, tus miedos, tus anhelos, nunca dejes de confesarle tus errores porque eso es el seguro de que nunca volverás a repetirlos. 
Busca a Dios de corazón mientras pueda ser hallado, llegará el momento en el que los hombres querrán encontrarlo, y por más que busquen no podrán hallarlo. Ahora es tiempo de buscarle, ahora es el tiempo de amarle y de entregarle nuestra vida por completo.
Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada