Amarte es un gran placer.

Amarte es un gran placer. Quiero vivir en tu compañía - física y espiritual.
Amarte es un gran placer.
Quiero vivir en tu compañía - física y espiritual. 
Quiero que cuando las arrugas surquen nuestros rostros, caminemos de la mano por la playa, sintiendo la brisa en el rostro, arena en los pies y plenitud en el alma. 
Y que cuando sea el momento de trascender, soltemos fácilmente el cuerpo en el que habitamos y nos reencontremos allá, en nuestro hogar, para amarnos más y más.

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada