Todo lo bueno llega exactamente cuando tiene que llegar y todo lo malo se va exactamente en el momento en que decides dejarlo ir.


Todo lo bueno llega exactamente cuando tiene que llegar y todo lo malo se va exactamente en el momento en que decides dejarlo ir.
Todo lo bueno llega exactamente cuando tiene que llegar y todo lo malo se va exactamente en el momento en que decides dejarlo ir.


Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada