Si no vas, no llegas. Si no empiezas, no acabas.

Si no vas, no llegas. Si no empiezas, no acabas.
Si no vas, no llegas.
Si no empiezas, no acabas.
Si no sueñas, no creas.
Si no observas, no ves.
Si no enseñas, no aprendes.
Si no sientes, no vives.

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada