Fácil es juzgar los errores de otros, difícil es reconocer nuestros propios errores...

Fácil es juzgar los errores de otros, difícil es reconocer nuestros propios errores...
Fácil es juzgar los errores de otros, difícil es reconocer nuestros propios errores...
Fácil es hablar sin pensar, difícil es frenar la lengua..
Fácil es herir a quien nos ama, difícil es curar esa herida...
Fácil es perdonar a otros, difícil es pedir perdón.
Fácil es dictar reglas, difícil es seguirlas

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada