El que da y nunca recibe un día se cansa.

El que da y nunca recibe un día se cansa.  Recuérdalo bien
El que da y nunca recibe un día se cansa. 
Recuérdalo bien...
La razón no siempre tiene que ser la tuya. 
Vive y aprende… Recuerda que hay que ser agradecidos con la suerte porque el que cree que mundo tiene y no lo cuida…
Un Día lo Pierde.

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada