Un lazo que nos une

Un lazo que nos une

Un hombre atractivo, de mediana edad, entró en un café y se sentó. Antes de ordenar, no pudo evitar darse cuenta que un grupo de hombres más jóvenes, que bebían en una mesa cercana a la suya, se reían de él...
Un hombre atractivo, de mediana edad, entró en un café y se sentó. Antes de ordenar, no pudo evitar darse cuenta que un grupo de hombres más jóvenes, que bebían en una mesa cercana a la suya, se reían de él...



No fue hasta recordar que llevaba una pequeña cinta rosada en la solapa de su chaqueta que se percató de lo que se trataba el asunto...


El hombre no le dio mayor importancia, pero la insistencia de las risas vecinas comenzó a molestarle. Miró a uno de los hombres directamente a los ojos, se llevó el dedo a la solapa y apuntó a la cinta:

-¿Esto? -

Con ese gesto todos los hombres en esa mesa se rieron abiertamente...

El hombre al cual dirigió la mirada le dijo:
- Disculpa, amigo, pero estábamos comentando lo lindo que te ves con esa cinta rosada en tu chaqueta. 

Con toda calma, el hombre hizo un gesto de invitación al bromista para que se acercara y se sentara en su mesa. Aunque se sentía bastante incómodo, el hombre más joven se acercó y se sentó. 

El hombre mayor, con voz muy calmada le dijo: 

- Llevo esta cinta para llamar la atención y tomar en cuenta el Cáncer Mamario. 


- La llevo en honor a mi madre 



- Lo siento, amigo. ¿Murió ella de cáncer mamario


- No. Ella está sana y bien.
Sus pechos me alimentaron cuando era un bebé y fueron albergue cuando tuve miedo o me sentí solo en mi niñez. Estoy muy agradecido por los pechos de mi madre y por su salud. —

- Entiendo - respondió el otro...
- Ya veo. Y supongo que también lleva la cinta para honrar a su hija. 
- No. Es muy tarde para eso. Mi hija murió de cáncer mamario hace un mes.
Ella pensó que era demasiado joven para tener cáncer, por lo que cuando accidentalmente notó una pequeña protuberancia, la ignoró. 
- Ella pensó que como no le causaba molestia o dolor, no había de qué preocuparse. 

Conmovido y avergonzado, el extraño dijo: - Lo siento, señor. 

- Pero también en memoria de mi hija es que llevo esta pequeña cinta con orgullo. Eso me da la oportunidad para hablar con otros. Cuando vuelvas a casa habla con tu esposa, tus hijas, tu madre, tus hermanas, y aun tus amigas sobre esto. 

- Aquí tienes... - Agregó el hombre mientras buscaba en su bolsillo y le entregaba una pequeña cinta rosada. 

Éste la tomó, la miró, lentamente levantó la cabeza y le dijo: 
¿Podría ayudarme a ponerla?


Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada