Todos son santos cuando hablan de los pecados de los demás.


Todos son santos cuando hablan de los pecados de los demás.
Todos son santos cuando hablan de los pecados de los demás.

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario