Una palabra alegre puede iluminar el día.

Una palabra alegre puede iluminar el día.

Una palabra cualquiera puede ocasionar una discordia.  Una palabra cruel puede destruir una vida.  Una palabra amarga puede crear odio.  Una palabra brutal puede golpear y matar.

Una palabra cualquiera puede ocasionar una discordia.

Una palabra cruel puede destruir una vida.

Una palabra amarga puede crear odio.

Una palabra brutal puede golpear y matar.

Una palabra amable puede suavizar el camino.

Una palabra a tiempo puede ahorrar un esfuerzo.

Una palabra alegre puede iluminar el día.

Una palabra con amor y cariño puede curar y bendecir.

Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada