El abejorro


“Ha sido establecido científicamente que el abejorro no puede volar. Su cabeza es demasiado grande y sus alas demasiado pequeñas para sostener su cuerpo. 
Según las leyes aerodinámicas, sencillamente no puede volar. Pero nadie se lo ha dicho al abejorro. Así es que vuela.
Reflexiones de Vida, abejorro

Sin embargo, mientras el técnico se esfuerza por demostrar la imposibilidad del vuelo del abejorro, allí está este bicho negro, desproporcionado y peludo volando plácidamente contra toda ley aerodinámica, libando despreocupado el néctar de una flor.

¡Alto! ¡No más! 
Aprendamos del abejorro: 
Nadie se eleva más allá de sus propias expectativas.

No le cortes las alas a tu hij@... 
No pongamos limitaciones sobre lo que pueden llegar a ser.
Si les enseñas, volarán muy alto y 
¡quién sabe cuál será la próxima flor que visiten!


Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales

0 comentarios:

Publicar un comentario