Pon tu corazón en las manos de Dios, y El se encargará de unirlo con la persona correcta.

Pon tu corazón en las manos de Dios

Pon tu corazón en las manos de Dios, y El se encargará de unirlo con la persona correcta.

Pon tu corazón en las manos de Dios, y El se encargará de unirlo con la persona correcta.



Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales