Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu

Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu

semana santa, Jesús, Dios, Lucas, biblia

SÉPTIMA PALABRA

Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23, 46)


En los otros tres evangelios, Jesús muere inclinando la cabeza o dando un fuerte grito. San Lucas pone esta frase del salmo 31 en labios de Jesús moribundo. No sólo es una oración o una recitación de las Escrituras. Es la entrega de la vida a las manos de Dios. 
En realidad, el hombre nunca está solo, pues las manos de Dios están siempre atentas para recogernos aun cuando ya nadie nos quiera: si mi padre y mi madre me abandonan, el Señor me recogerá, dice otro salmo. San Pablo nos dirá después que siempre somos de Dios, que en la vida y en la muerte somos del Señor. Muchas veces hay que pasarlo mal y sufrir, padecer el rechazo de los otros y los efectos de la soledad, de la enfermedad... pero Dios está siempre ahí para llevarnos con sus manos.”.

Quizás también te interese : Reflexiones Semana Santa


Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales