Nunca pongas un punto de interrogación, donde ya Dios puso el punto y final.

 Nunca pongas un punto de interrogación

Nunca pongas un punto de interrogación, donde ya Dios puso el punto y final.

Nunca pongas un punto de interrogación, donde ya Dios puso el punto y final.


Compartir en Google Plus
Comparte esta reflexión en tus redes sociales y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales